5.6.12

Expo "N.A.I.F." Mayo 2012


Junto a dos grandes: Nelson y Jorge

16.3.11

Lanzamiento "La Doctrina de la Periferia"


El sábado 26 de febrero pasado se realizó en la Casa Museo Neruda de Isla Negra el lanzamiento de la novela "La Doctrina de la Periferia". Presentó Patricio Figueroa y participó con su música la banda "El Ejército del Ebrio".
Incluyo algunas fotos del evento de Michel Moreno.


29.12.09

Obras Digitales


La Feliz Herencia Rusa & El Sueño de Felix. 2009

27.8.09

BsAs 2009

Las imágenes guardan secretos... Dejo este otro testimonio (visual) de mi agosto en Baires, al son candencioso de Tinariwen, expo en Barrio Norte, hostel a pocas cuadras en Santa Fe, la Fe expresada de una y otra forma, la expedición al Tuareg porteño... Y un saludo final a Emanuel que se perdió en la fronda de San Telmo.
video

29.5.09

FINISECULAR

video
Un minuto y algo de video como profesión de fe, desde este otoño que se aleja, que se acerca, que fluctua... Para todos mis amigos queridos.

8.5.09

EL CENTRO


YA ESTÁ EN LIBRERÍAS
Ediciones Tralcamahuida, El Quisco
Claudio Carvacho, editor
77 páginas

9.3.09

INCLUSIÓN DE (casi) OTOÑO

LUNES, MIÉRCOLES
Acrílico sobre tela
110 x 125 cm
2008

5.5.08

INCLUSIÓN DE OTOÑO


Se han ido acumulando los meses (desde el último posteo). Un cuadro no particularmente reciente pero que no estaba aquí y me parece que debe estar.
EL PANEL DEL CIELO
Acrílico/Óleo sobre tela
80 x 100 cm

21.1.08

MILAGRO TOTORALINO


Pintores en Acción...
o el Asueto de los Pintores (tras una larga e intensa jornada de trabajo, rodeando a Eduardo, un anfitrión de lujo.)

Gracias a todos los que participaron en este Primer Encuentro de pintura, pintoras y pintores en El Totoral, el nuevo foco del quehacer cultural de la zona. Nos vemos pronto...

22.10.07

PRIMAVERAL



Una nueva tela sobre el atril. Un bastidor modificado de emergencia por una repentina escasez de material.
El inicio de una nueva obra, por tanto, obligada revisión de los otros cuadros que se han ido juntando. Una mención, un alcance recurrente, tratándose de una producción con colores acrílicos: cómo hacer para resolver mejor la contundencia cromática, la calidad de los blancos...
Me visita Raúl, mi hacedor de bastidores. Le comento el tema. Barniz de poliuretano, acrílico modificado más pigmento, esa es la solución, me lanza muy seguro. Al rato, talvez ya algo divagante, me sugiere intervenir mi elemento diluyente, o sea, el agua. ¿Pintar con agua mineral? ¿O de pozo? ¿Dejar un balde en el patio todo el invierno como reserva para el resto del año?

¿Puedes reenviarme esa foto? ¿Dónde fue? ¿En qué ceremonia? ¿En qué evento? Un lanzamiento de algo, una exposición... De cuadros, no creo. En fin, ahí estás, en medio de ese grupito de señores moderadamente canosos, risueños, de robustas mandíbulas y camisas impecables; un par de féminas, algo jirafescas, rubias, los brazos desnudos, verano, inicios de.

RAHIB ABOU-KHALIL (No te fíes demasiado de All Music: su criterio de calificación seguro que impresiona por lo amplio, lo exaustivo, pero falla con demasiada frecuencia y en los peores momentos.) Ahí está el jefe, el libanés de Munich con su oud entre las manos y nos visita en esa tarde de diciembre en aquel adoquinado patio de Nueva Costanera, entre economistas encorbatados y políticos de la UDI. No fueron, como habría sido perfectamente razonable suponer, apenas un par de minutos de performance como por cumplir. No, un tema tras otro, con sendas e inspiradísimas improvisaciones: la ovalada guitarrita islámica lanzando chispas, el variopinto arsenal de tambores, el saxo, jazzístico, severo, enloquecido. Todos impresionados, sobrecogidos ante tamaña exhibición de talento. Incluso uno de los dirigentes UDI sintió el íntimo impulso de avanzar hacia el maestro y, tras estamparle un beso en ambas mejillas, declamar con franca emoción algo tipo "Hemos sido ciegos: la voz del Islam debe ser escuchada, debe ser atendida."
Y tú ahí en medio, asistiendo como privilegiado testigo.

Por eso ahora te pido, please, mándame esa fotito. No atiné a comprar El Mercurio ese día para haberla recortado de la Vida Social. Ahora le tendría aquí muy cerca en el taller, en un marquito. Te aseguro que la reclamo como inspiración para momentos como estos en que me enfrento a una nueva tela en blanco.

27.5.07

SAVO RECARGADO

No hace mucho entró en escena, dentro de nuestra conspicua comunidad litoral central, la figura de un nuevo mega-gurú: consideraciones apocalípticas reajustadas, algo así como en versión 2.0. El desenlace -o "proceso del fin"- a estas alturas, de hecho, ya se está desarrollando; esta larga coda que a mi me da -tal vez muy equivocadamente- por asociarla a algo así como la del final del 2º acto de Las Bodas de Fígaro. Esta actualísima arremetida apocalíptica me trae inevitablemente a la mente al gran Sandro (Botticelli, aclaro). ¿Tal fue el impacto de la flamígera elocuencia de aquel monje dominico que lo llevó a dejar los pinceles, o al menos, a abandonar definitivamente las exuberancias de sus amados dominios paganos por un ostentiblemente austero verbo de recogimiento y temor? La crítica actual, que permanece rendida ante los incombustibles encantos del florentino-pintor, ¿ha recuperado la figura de su contemporáneo de capucha oscura y robusto perfil, o el desatino de aguar la fiesta en su mejor momento con su impertinente lengua le sigue y seguirá pesando por mucho tiempo más? El discurso ahora, este nuevo discurso del fin, ¿qué tendencia, qué disposición estética alentaría esta vez (más allá de ese "2012" que se repite en las últimas obras de mi amigo Gonzalo Landea, quiero decir)? ¿Deberá nuestra comunidad, acaso, dirigir sus antenas en dirección a los cajones precordilleranos para escrutar ante Roberto Stack-pintor por una respuesta? Por una definitiva, en ningún caso. Sí por una nota válida dentro de esa candente y alucinada polifonía que no deja de hacerse sentir por estos días.

7.5.07

OTOÑAL

Esta mañana es espléndida. Espléndida para insistir en el desenlace de este cuadro, alargado, apaisado, sin motivos humanos (predominantes, quiero decir: la nota humana es lo que va justamente ahora, en ese último punto disponible, ese lunar bajo la mano, y esto me tiene, como siempre, bien entusiasmado.)
El cuadro va con construcciones: unas de aspecto más arcaico, otras de aspecto más metalizado, moderno, todo, ciertamente en un paraje yermo, desértico, un peladero. Insisto con esta clase de paisajes. Más de un amigo -amiga, sobre todo- me reitera ese criterio, esa linea interpretativa, que establece un paralelo entre lo que se pinta y lo que se es, o en la que se está. El enfoque es atractivo; lástima que el impulso del análisis nunca supere los niveles de cierta encantadora superficialidad: aquí hay mucho azul, algo te pasa con el azul; las figuras están siempre serias, talvez quiere decir que tu has estado demasiado serio. ¿Y los desiertos? La interpretación en este caso sería más o menos evidente. Iría desde cierta desolación, aridez interior (en sentido, de austeridad, soledad, silencio, en contraposición a la exuberancia de una selva que nos hablaría de tener muchas ganas de compartir, de repartir, etc), hasta un reflejo menos sicoanalítico y más político, que tiene ver con la aproximación personal a lo que es nuestro entorno, este gran peladero (incluso se puede hablar aquí de esa ineludible certeza que es el avance del desierto en nuestro paisaje, la desertificación progresiva de, al menos, esta parte del planeta.)

El cuadro que aparece en la foto, arriba, aclaro, no es el cuadro en cuestión sino otro anterior. En cualquier caso, comparten esa misma tonalidad desértica.

Vuelvo al trabajo.

26.3.07

MEDITACIÓN CON LIBRITO
Acrílico/Óleo sobre tela
72 x 90 cm.
2004

25.3.07

ESTRUCTURAS EN PUGNA
Acrílico/Óleo sobre tela
100 x 125 cm.
2005
CABEZA
Acrílico/Óleo sobre tela
80 x 100 cm.
2006

9.3.07


ATENCIÓN A LA MESA
Acrílico-Oleo sobre tela
130 x 70 cm.

Un viejo Freud que parece distraído ante el atento (y más que contundente) avance de esta especie de vestal sonriente.


8.3.07

MEDITACIÓN CON APARICIÓN
Acrílico/Óleo sobre tela
60 x 80 cm.

22.6.06

TORRE ILUMINADA
Acrílico/Óleo sobre tela